fase diario comun

Fase Diario Común

Relatos de mujeres y disidencias en las crisis

En marzo de 2020 se decretó en Argentina el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y todxs debimos reinventarnos un poco. Lo seguimos haciendo. Las formas de hacer política se vieron afectadas al igual que todas nuestras actividades cotidianas. Nadie que esté leyendo esto puede no saber de qué estamos hablando. En ese marco, frente al ¿Qué hacer? surgió la propuesta de crear un diario común, una suerte de  cartografía. 

«Que lo personal sea político y lo político, feminista», decía la bandera que levantamos ese 8 de marzo, unos días antes del inicio de la cuarentena, en esa calle de puro agite, lucha y fiesta.

Porque el tejido de lazos no sólo es horizontal, sino que implica tender puentes con nuestras historias, es que buscamos trazar líneas más o menos erráticas en torno a las vivencias de mujeres y disidencias en las crisis. No se trata de andar fundando a cada paso, sino de trazar memorias compartidas. De eso se trata la comunidad. 

«A la derecha no le conviene que tengamos historia», una compañera recordó haber leído de Paco Vidarte. Él lo decía por el movimiento LGTBQ en España, nosotrxs desde Rosario y en el marco de la Facultad Libre lo retomamos con el objetivo de documentar, de generar registros. Narrar la potencia de nuestro hacer. Narrarlo a la par de la urgencia, desde la experiencia y en tanto protagonistas.

Propusimos cuatro consignas atravesadas por la pauta de pensarnos juntxs:

– ¿Toda crisis es una oportunidad?

– ¿Las crisis afectan de modos diversos a mujeres y disidencias? ¿Qué hacemos frente a las crisis? ¿Y frente a esta en particular? 

– ¿Qué implica cuidarnos en épocas de crisis? 

– ¿Cómo se reconfiguraron las instancias colectivas a tu alrededor?

Todos los testimonios serían publicados y la convocatoria estuvo abierta con un plazo de seis días. Así como en los Encuentros Nacionales de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis y No Binaries hicimos que la circulación de la palabra en primera persona se convirtiera en relato común, pero no monolítico. 

El resultado es un especial interactivo que pretende resaltar el rol de las mujeres y disidencias en las crisis y el valor de ponerlo en palabras, sonidos e imágenes para aportar a la construcción de una narrativa propia. 

Compartir nuestras prácticas y hacerlas trama forma parte de un acto de desajuste. Poner a dialogar nuestros testimonios, inscribirnos en el marco de experiencias colectivas y resignificar lo evidente y cotidiano, se convierte en un profundo ejercicio de reflexión-práctica política.  

Como decía Elsa Mura, militante peronista del gremio del vestido, «Para que se cocine algo por arriba necesitamos fueguitos por abajo». De eso se trata la imaginación política y fue con esa mira que juntamos unos palitos para prender el fuego que hoy quema.

Ver especial interactivo

Imagen por defecto
Quema
Artículos: 6